El origen de la celebración de Halloween

Cada 31 de octubre se celebra en todo el mundo Halloween, sobre todo en países anglosajones como Estados Unidos, Canadá, Irlanda o Reino Unido. El término es una contracción de “All Hallows’ Eve” (Víspera de Todos los Santos).

Historia

Las raíces de esta festividad se encuentran en Europa, en concreto en lo que hoy es Irlanda y el norte de Reino Unido, tierras que fueron habitadas por los celtas que celebraban una festividad llamada Samhain que deriva del irlandés antiguo y que significa “fin del verano”. Durante el Samhain se celebraba el final de la temporada de cosechas y era considerada como el año nuevo celta. Los celtas pensaban que durante el Samhain la línea entre este mundo y el de los muertos se estrechaba, permitiendo a los espíritus (tanto benévolos como malévolos) pasar a través. Se cree que el uso de máscaras y trajes se realizaba para intentar ahuyentar a los malos espíritus.
En la segunda mitad del siglo XIX llegaron muchos inmigrantes irlandeses a Estados Unidos huyendo de la Gran Hambruna, es por ello por lo que posiblemente sea este el país donde se encuentra más arraigado.

Costumbres

El símbolo por excelencia de Halloween es la calabaza, sin embargo no se trata de un símbolo primitivo del Samhain sino que fue posteriormente introducido cuando los colonos irlandeses descubrieron la calabaza en América. El origen del uso de la calabaza se debe a la leyenda de Jack O’Lantern.
Entre otras costumbres en esta festividad cabe destacar el “Truco o Trato”, en la que los niños van disfrazados de casa en casa diciendo esa frase pidiendo dulces y caramelos, si quien abre la puerta no se los da, los niños le harán una travesura.
No sólo los niños se disfrazan, también los adultos, generalmente de monstruos, brujas, zombies, etc, en definitiva de cualquier cosa que de miedo.

pumpkin

banner