Origen del toro y el oso en los mercados

¿Cuál es el origen del toro y el oso en los mercados?

En la bolsa la figura del oso se asocia siempre con mercados bajistas donde predomina el pesimismo, las ventas masivas y una actitud conservadora. Por el contrario, el toro está asociado a los mercados alcistas donde los inversores compran de forma compulsiva, los precios suben y la actitud es positiva.

El origen hay que buscarlo en la Inglaterra del siglo XVIII. Se dice que la asociación de oso con mercados bajistas puede venir de la frase “Vender la piel del oso antes de cazarlo”. Su uso empezó a extenderse a raíz de la primera gran burbuja, la de la compañía South Sea, que fue fundada en 1711 y estaba asociada con el gobierno, que le ofrecía una rentabilidad del 6%. A cambio, ellos se encargaban de la deuda del país. Gracias a su acuerdo con el gobierno el precio de su cotización se disparó hasta doblar su precio de salida pese a que hasta 1717 no realizó ningún intercambio comercial. Eventualmente, España concedió permiso para comerciar con sus territorios, pero no se le permitía a South Sea cargar más de un barco al año. No obstante, la incapacidad para generar negocio y el estallido de una guerra entre España y Gran Bretaña mermó las capacidades de la empresa llevándola a su quiebra.

En cuanto al origen de la asociación del toro con los mercados alcistas no está tan clara la cosa, ya que no hay evidencias históricas como en el caso de los osos. La teoría que goza de más popularidad dice que se empezó a utilizar el término al mismo tiempo que el del oso. Por aquél entonces se organizaban peleas entre osos y otros animales, generalmente perros, para distraer a los espectadores. En ocasiones, también se utilizaba a toros, por lo que puede que este sea el origen. El concepto de “Bull Market” apareció escrito por primera vez en el diccionario inglés Oxford en 1891.

bull

banner