Lugares para ver la aurora boreal

La aurora boreal es uno de los fenómenos naturales más increíbles del mundo. Este fenómeno se debe a la colisión de las partículas solares y la alta atmósfera. Los colores pueden variar de verde a azul y a veces púrpura, rosa o incluso rojo (más inhabitual). La aurora boreal se puede observar dentro del óvalo auroral alrededor del Polo Norte magnético, mientras la aurora austral se produce dentro del óvalo auroral alrededor del Polo Sur magnético.

La temporada ideal para ver la aurora boreal en el hemisferio norte es de octubre a marzo (el sol de medianoche impide verla el resto del año), aunque en las zonas menos septentrionales se puede ver desde finales de agosto hasta principios de abril.

Sin molestarles con demasiado detalles técnicos, una aurora boreal es sencillamente un momento de pura magia, y les recomiendo que la vean al menos una vez en su vida. Resulta difícil describir esta experiencia: oscuridad, frío, silencio (excepto por los perros de trineo que aúllan cuando notan la electricidad en el aire) y de repente, comienza el espectáculo…

 

Abisko, Laponia sueca

Abisko es un espectacular parque nacional ubicado cerca de Kiruna, en la Laponia sueca. Abisko es sin duda uno de los mejores sitios de Europa para observar la aurora boreal. Se trata de la región más seca de Suecia, ya que las montañas que rodean el parque la protegen de las precipitaciones que provienen de la costa noruega. Por este motivo sus cielos despejados ofrecen muchas posibilidades de ver la aurora boreal, que no se puede ver si hay muchas nubes. Eso sí, al estar en el interior, las temperaturas pueden rondar los -30 grados Celsius en invierno pero si les asusta el frío, pueden esperar la aurora boreal en el calor del refugio Aurora Sky Station, a 900 metros de altitud. Si viajan en épocas un poco más agradables, por ejemplo a principios de otoño o finales de invierno, pueden observar la aurora desde la orilla del lago Tornesträk. En invierno, es seguro caminar sobre el lago.

 

Tromso, Noruega

Tromso es un lugar ideal para un primer viaje al norte. A pesar de su ubicación por encima del círculo polar ártico, se trata de una ciudad muy accesible y bien comunicada con el resto de Noruega. A veces llamada “La Paris del norte”, ofrece todas las comodidades de una ciudad y muchas excursiones para intentar ver la aurora boreal. Además, goza de un clima mucho más suave que las ciudades del interior por la influencia del “Gulf Stream”, lo que les permitirá pasar largas horas fuera sin congelarse (¡del todo!)

 

Islas Lofoten, Noruega

Las islas Lofoten se benefician también de la influencia del “Gulf Stream” y gozan de temperaturas muy suaves en comparación con otras zonas en la misma latitud. Así, cuando Kiruna registra temperaturas alrededor de -30 grados Celsius, las islas Lofoten raramente registran temperaturas por debajo de -5 grados Celsius. Aunque resulta bastante difícil tener un cielo despejado del todo, si tienen la suerte de tener noches despejadas o con pocas nubes, los extraordinarios paisajes de las islas Lofoten ofrecen un escenario excepcional para ver bailar la aurora boreal.

 

Islandia

A pesar de estar por debajo del círculo polar, Islandia es un sitio excelente para observar la aurora boreal. Llueve a menudo pero al ser una isla perdida en el Atlántico, las nubes circulan y no se suelen quedar durante mucho tiempo. ¡Tan sólo se requiere un poco de paciencia! Es un destino perfecto para combinar la observación de la aurora boreal con otras actividades y evitar decepciones potenciales, ya que los paisajes de Islandia seguro que les impactarán. Y si se preocupan por el frío, podrán esperar la aurora desde las aguas calientes del Blue Lagoon o desde cualquier otra de las numerosas piscinas geotermales de la isla.

 

Fairbanks, Alaska

Fairbanks está lejos de todo, pero si su objetivo principal es ver la aurora, merece la pena una visita. En efecto, se trata de uno de los mejores sitios del mundo para observarla, ya que reúne todas las condiciones: llueve muy poco y la región es muy llana en comparación con el resto de Alaska, lo que ofrece una vista despejada en todo momento. La oficina de turismo de la ciudad aconseja quedarse al menos tres noches para tener casi un 100% de probabilidades de ver una aurora. No se olviden de llevar baterías adicionales si quieren sacar fotos, ya que el frío acelera el desgaste de las baterías.

 

¿Se han animado a probar suerte? Les recomiendo descargar apps específicas para seguir el nivel de actividad solar y los movimientos del óvalo auroral (por ejemplo, “Aurora forecast” o “Aurora notifier”). ¡Les llegarán alertas si la actividad es muy alta!

 

aurora boreal

banner