Las batallas más absurdas de la historia

A lo largo de la historia ha habido algunas batallas con un origen o desarrollo muy surrealista. Éstas son algunas de las batallas más absurdas de la historia:

La batalla de Karánsebes

Durante la guerra ruso-turca en el año 1788, el ejército austríaco (aliado del Zar) ocupó la llanura de Karánsebes para enfrentarse a los otomanos. Durante la espera, aparecieron unos cíngaros vendiendo ron y algunos oficiales acabaron comprando algunas botellas. Ante la negativa de éstos a compartir el ron con el resto de soldados empezó una discusión que fue de menos a más, hasta que algunos de los soldados empezaron a sacar sus armas y otros a disparar. Cuando los otomanos llegaron se encontraron con centenares de cuerpos de los soldados austríacos.

La guerra entre Inglaterra y el sultanato de Zanzíbar

Tras la muerte del sultán de Zanzíbar, su primo Khalid Bin Bargash llegó al poder. Éste, en vez de seguir con las relaciones comerciales con los británicos decidió romperlas para establecerlas con los alemanes. Este hecho no gustó nada a los británicos que mandaron cinco barcos. Bargash no tenía nada que hacer, al disponer solamente de 3000 soldados y un barco. Tras una batalla de menos de 40 minutos los británicos vencieron. Es posiblemente la batalla más corta de la historia.

La batalla de Chillianwala

La batalla de Chillianwala tuvo lugar el 13 de enero de 1849 durante la Segunda Guerra Anglo-sij en el Punjab. Por alguna extraña razón, los ingleses comenzaron a cargar en dirección contraria a la que estaban sus enemigos, atacando por tanto a su propio ejército, lo que provocó una desbandada de muchos de sus soldados.

Guerra entre Moldavia y Transnistria

Poco después de la disolución de la Unión Soviética se inició una guerra en Moldavia entre partidarios de entablar relaciones con Rumanía y los que las pedían con Rusia.
Lo más curioso de esta guerra es que los soldados que combatían por el día se reunían en terreno neutral por la noche para hablar y beber.

batalla

banner