Escala en Islandia

Mi guia de viaje:
Islandia

 

Hice un viaje recientemente a Nueva York. Mirando vuelos me surgió la idea de hacer escala en Islandia. Salía más barato que un vuelo directo, aunque también es cierto que me gastaría más en total contando con los gastos que tuviese en Islandia. Pero es un destino al que siempre he querido ir y era una oportunidad única de visitar dos países en un mismo viaje.

Llegué un viernes por la noche y el lunes tenía el vuelo a Nueva York. Esto es lo que hice para maximizar mi tiempo al máximo allí:

1. Llegada a Keflavik international airport (Viernes por la noche).

El aeropuerto de Keflavik es bastante pequeño para lo que podría considerarse un aeropuerto internacional. Está a unos 45 minutos de Reykjavik y hay dos opciones para moverse desde allí: autobús o alquilar un coche. Yo elegí la segunda opción.

Keflavik

Por 46875 coronas (unos 365 euros) alquilé un Toyota Yaris desde un viernes noche a un lunes al mediodía. Es algo caro, pero es sin duda la mejor forma de moverse. La gasolina por suerte no está mal de precio, aunque solo tuve que llenar el depósito una sola vez.

Conducir en Islandia es una gozada, ya que no hay demasiado tráfico (excepto Reykjavik y alrededores), los paisajes son increíbles y las carreteras son seguras. Eso sí, hay tramos en los que desearías no quedarte tirado con el coche porque no hay nada alrededor, a veces ni cobertura de móvil. A la hora de alquilar un coche, en el caso de que alquiles uno como éste, te harán saber que hay zonas del país a las que no puedes ir. Si deseas ir a esas zonas tendrás que alquilar un 4×4.

Hertz

2. Medio día en Reykjavik (Sábado por la mañana).

Reykjavik es la capital de Islandia y pese a ser la principal ciudad, su población no supera los 200 mil habitantes y no tiene edificios de gran altura. En ella vive el 60% de la población del país. Probablemente el edificio más famoso de la ciudad es Hallgrímskirkja (fotografía de abajo). Después de visitarlo me dirigí al parlamento, que perfectamente podría confundirse con una casa cualquiera debido a su pequeño tamaño.

A continuación fui a visitar el Harpa (centro de conciertos y conferencias) y Solfar, una escultura a 5 minutos andando de Harpa.

Probablemente haya más cosas que visitar como museos, pero dado que tenía el tiempo justo, tuve suficiente con medio día. Lo que visité está todo en el centro así que no hace falta coger transporte público.

reykjavik

Solfar

3. Gullfoss y Strokkur (Sábado por la tarde).

Después de comer cogí el coche rumbo a Gullfoss y Strokkur. Ambos lugares se encuentran muy cerca el uno del otro aunque para llegar allí hay que conducir hora y media.

gullfoss

gullfoss

Una vez aparcado el coche, hay un sendero corto que lleva hasta Gullfoss, una catarata impresionante. Recomiendo llevar chubasquero (o una chaqueta que no cale el agua) y/o paraguas, no solo por la posible lluvia, sino por la humedad que hay. También es recomendable llevar calzado adecuado.

De vuelta al coche fui a Strokkur que está prácticamente al lado. Es un parque con varios geiseres, algunos de ellos muy activos y que expulsan agua a varios metros de altitud.

strokkur

4. Grindavik y Blue Lagoon (Sábado por la noche y Domingo).

Terminada la visita a Gullfoss y Strokkur cogí el coche rumbo a Grindavik. ¿Por qué fui allí? Básicamente porque al día siguiente tenía entradas reservadas para ir al Blue Lagoon y aunque allí hay hoteles, evidentemente es más caro alojarse que si te buscas algo en Grindavik. Además está solo a diez minutos en coche.

Tras conducir casi dos horas llegué finalmente a Grindavik, pasando antes por algunos paisajes volcánicos que parecen de otro planeta. En Grindavik pasé dos noches, llegue el sábado por la noche y me quedé hasta el lunes que tenía que ir al aeropuerto de Keflavik.

Grindavik

No hay mucho que hacer o ver en Grindavik, es un lugar muy tranquilo donde no verás a mucha gente. No obstante merece la pena darse un paseo por la zona del puerto o ir en coche a los paisajes volcánicos de los alrededores.

Grindavik

El domingo fui a Blue Lagoon. Hay que reservar online con antelación: http://www.bluelagoon.com. Se puede elegir entre 4 opciones diferentes, siendo la más barata 40/50 euros. Se reserva para una hora determinada, pero se puede estar todo el tiempo que se desee. Diría que lo ideal es estar entre una y dos horas.

Aparte de la entrada os recomiendo contratar un masaje en el agua, os pondrán en una colchoneta y os pondrán una especie de manta encima. Saldréis la mar de relajados de allí.

Blue Lagoon

5. Vuelta al aeropuerto de Keflavik (Lunes por la mañana).

El lunes por la mañana tocaba volver a ir al aeropuerto de Keflavik, devolver el coche y coger el vuelo a Nueva York. Es un trayecto de apenas 21 minutos y se puede repostar gasolina allí por lo que no hay que preocuparse por buscar una gasolinera antes para devolverlo con el depósito lleno.

Conclusión

Hacer escala en Islandia fue definitivamente una buena idea. De hecho volví con ganas de ir de nuevo y hacer la llamada Ruta 1 o Ring Road. Recomiendo ir en verano porque tendréis muchas horas de luz, no anochece hasta las 11/12 de la noche.

Me dejé muchas cosas por hacer como visitar un volcán por dentro, ir a los glaciares o ver las ballenas. En cuanto a gastronomía, si os gusta el pescado, es el lugar ideal para degustarlo. Justo aquí debajo tenéis el enlace con la ruta exacta que seguí.

Si tenéis alguna pregunta o queréis compartir vuestras experiencias dejad vuestro comentario.

Ruta: Google Maps

Mi guia de viaje: http://amzn.to/2wxEISB

banner