6 consejos para hacer una presentación de venta exitosa

Cómo convertirte en un experto en ventas

En muchas ocasiones he escuchado eso de que las presentaciones actuales deben contener muy poco texto y muchas más imágenes. Sin embargo, lo que la audiencia desea realmente conocer es un tipo de información caracterizada por estar depurado, ser certero, pero sobre todo creativo e innovador.

Una de las premisas más importantes en el mundo empresarial se centra en las presentaciones y saben perfectamente que para causar un impacto notable deben contemplar los siguientes aspectos:

En un principio, las presentaciones muestran facetas muy diversas, dependiendo para qué sean necesitadas: si son presentaciones dirigidas a vender deberemos focalizar la atención en una información más directa, que muestre lo bueno del producto o servicio de forma precisa, por lo que en este punto sí será necesario contemplar un diseño bueno. Además, deberá mostrarse accesibilidad de manera fácil y su extensión deberá ser breve.

Existen algunas presentaciones que solo tienen la función de informar. Por lo tanto, contienen datos relevantes y una estructura ordenada, con el fin de asegurar que la audiencia capte las ideas más importantes.

Una vez conocidos estos dos tipos de presentación, me gustaría proporcionar algunos consejos para que estas presentaciones sean efectivas y exitosas:

 

  1. Información

La base central de lo que quieres transmitir es la información por lo que hay que dejar clara cuál va a ser la idea a tratar y cómo se van a desarrollar los temas que lo rodean o que están relacionados. Esto es importante ya que ayuda a depurar y seleccionar la información de forma cuidadosa, ¿cómo? Gracias a que se realiza una investigación centrada en la innovación y actualización.

 

  1. Organización

Una vez esté depurada la información, pasamos al siguiente paso. Realizamos una estructura organizada y funcional con el fin de poder explicar y redactar qué es lo que queremos realmente comunicar al público. Llegados a este punto aconsejamos crear un diagrama para poder seguir un orden fijo en la información. Siempre debemos descartar aquella que sea difícil de entender o comprender, con el fin de facilitar que llegue a un público más amplio.

¡Ahora es el momento de escribir! Eso sí. Debemos tener en cuenta la ética y citar a los autores de los que utilizamos la información adecuada.

 

  1. Imágenes

Una vez definida la estructura, procedemos a la selección de imágenes que apoyen lo que queremos decir, con el fin de ayudar a que se asimile mejor la información. De todas formas, ten en cuenta que las imágenes que utilices sean de uso legal.

 

  1. Diseño

La imagen de la empresa debe estar contemplada en la presentación, ya sea nuestra o de nuestros clientes. Si realizamos una presentación de nuestra empresa orientada a algún cliente particular, siempre deberemos mantener nuestra identidad como son el logo, la imagen y los colores. En la parte de presentación podemos incluir el logotipo de nuestro cliente.

Si quieres estar en sintonía con la cultura e imagen organizacional de la empresa debes conocer de primera mano el Manual de Identidad y no salirte de este protocolo establecido.

 

  1. Tiempo

Recuerda que el tamaño de la presentación nos da un ritmo determinado de lo que queremos llegar a decir, así como el tiempo para expresar nuestras ideas. Lo mejor es que ensayemos varias veces nuestra comunicación con la presentación, dejando las pausas que consideremos oportunas. De esta forma no nos encontraremos con los mismos imprevistos.

 

  1. Presentación

La presentación se divide en tres puntos fundamentales:

 

  • Puntualidad

Cuando vamos a hacer una presentación de primera mano debemos tener claro llegar antes de tiempo ya que no sabemos cuánto nos llevará chequear los productos tecnológicos para ver si funcionan de forma correcta.

En caso de que mostremos algún audio o video, deberemos cerciorarnos de que se escuche y vea bien.

 

  • El modular nuestra voz de manera adecuada

Es importante que aprendamos a cambiar el tono de voz para que la audiencia no se duerma. Debemos incorporar diferentes matices, poner énfasis en algunas partes del discurso, incluir algunas anécdotas divertidas para que el público entienda mejor la idea y conecte con nosotros. De esta forma no perderemos su interés.

 

  • Con el fin de mantener la atención de nuestra audiencia debemos buscar una retroalimentación adecuada a través de preguntas

Las presentaciones siempre serán nuestro apoyo o guión, pero no debemos seguirlo al pie de la letra. Recordemos que para que sean efectivas deben transmitir nuestro principal objetivo.

 

 

Descripción del autor: Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

Twitter: @edigomben

banner